nada de eso

tener el pelo rojo
los ojos
de una geisha manga
sorprendida siempre
la cintura avispa
de una modelo de los cincuenta
no es
ninguna garantía.

si intentan copiarme
la onda, la figura
para alguna producción
elijan a alguien imponente
con rostro acuático
de delfín.

reflejar al menos un poco
mi sirenidad
no exige pose, sino destreza:
hay que saber
cuándo sacar a relucir las piernas
y cuándo mostrar
estas escamas tornasol
acompasadas en mi piel.

para hacer de mí
deberás estar dispuesta
a revelar mi verdad:
me adueñé
del hechizo que me lanzaron
y lo uso a mi antojo.

puedo caminar
kilómetros bajo el sol
con la tierra caliente en las suelas
agitar los muslos
como la chica de flashdance
correr
solo por el placer
de que se me cansen las piernas
sentir en todo el cuerpo su latido
el de ellas, y no
el de ningún corazón.

al llegar a mi casa terrestre
me hundo
en la deliciosa agua salada
que unas tuberías
me traen del mar.

ahí
en el silencio
nocturno de los humanos
refulge mi hermosísima cola.
y mi voz
que ningún embrujo
podrá quitarme,
canta.

si puedo serlo todo, por qué debería elegir. nada de eso.
soy ambas cosas. mujer de piernas. mujer sirena. mujer anfibia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s