me siento al sol

Me siento al sol

detrás del puesto de la feria

con uno de los libros

que recién compramos:

Katherine Mansfield,

Felicidad y Preludio,

año cuarenta y cinco.

¿Qué se hace con el cuerpo

cuando una es

absolutamente feliz

y cada partícula brilla

en un chisporroteo

apenas aguantable?,

Berta se pregunta

en el primer cuento.

¿Qué se hace?

Ella se estira,

se ríe

y sube corriendo

las escaleras de la casa.

Yo me aparto

para mirarlo todo:

la gente en sus cosas

tu perfil

difuminado por la luz del sol.

Desde aquí

mi cuerpo

a su manera

también se arquea,

se vuelve

incandescente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s