la posibilidad de asistir al nacimiento del mundo . elogio del amor . alain badiou

El amor es una proposición existencial: construir un mundo desde un punto de vista descentrado respecto de mi simple pulsión por sobrevivir, o sea, respecto de mi interés. Yo opongo, aquí, “construcción” a “experiencia”. Digamos que, si apoyado sobre la espalda de aquella a quien amo, veo la paz de la tarde en un lugar montañoso, la pradera de un verde dorado, la sombra de los árboles y el sol a punto de ponerse detrás de las rocas, y sé, no por su rostro, sino en el mundo mismo tal y como es, que aquella a quien amo ve el mismo mundo, y que esta identidad forma parte del mundo, y que el amor es, justamente, en ese momento mismo, esta paradoja de una diferencia idéntica, entonces el amor existe y promete existir todavía. Y es que ella y yo somos incorporados a ese único Sujeto, el Sujeto del amor, que intenta el desplegamiento de un mundo a través del prisma de nuestra diferencia, para que este mundo advenga, nazca, en lugar de ser sólo lo que llena mi mirada personal. El amor es siempre la posibilidad de asistir al nacimiento del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s