el cálculo . john donne . sin embargo no llamo esta vida larga

En los primeros veinte años,
a partir de ayer,
trabajo me costará creer
que te hayas ido;
en los cuarenta siguientes,
con los favores que me diste
me sustentaría,
y otros cuarenta en esperanza,
si tú quisieras,
podrían durar.
En lágrimas anegadas
otros cien,
y al aire los suspiros
dos años más. En mil
no me atrevería pensar
en dividir todo mi ser,
que es pensamiento tuyo,
o en otros mil
a olvidarlo tampoco.
Sin embargo, no llamo
esta vida larga, que pienso
que soy, al fallecer, inmortal.
¿Pueden acaso morir las sombras?


De “Poemas amorosos”, Colección Visor, 1972, traducción de José M. Martín Triana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s