un poema de la felicidad ajena con foto de ventana a la hora de la siesta en mones cazón

 
Viaje al campo 

Quizá sea la transpiración
o la fragancia del papel
entre mis piernas
como aquella vez
en la oscuridad
cuando sentí el olor
de las revistas Toni
que me prestabas.
.
Mientras las demás
hacían figuras de barro
yo te esperaba en el mundo
de Dax y de Gilgamesh
donde todas éramos
princesas heroicas
con diademas de oro
y sangre a borbotones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s