que no nos quiten la libertad de pensar

Compañeras, escribo en letra corrida y sigo pensando este tema.
Que las corporaciones médicas y la industria farmacéutica intentan a toda costa vender, no es novedad. Que cada vez estamos mas medicalizados/as tampoco lo es. Que las mujeres somos un objetivo prioritario para la venta y consumo de medicamentos está claro. Que la medicina es un núcleo duro del patriarcado, no cabe duda. (Basta con recordar la foto de los miembros de la academia nacional de medicina, que hace algún tiempo mandaron unas compañeras a la lista.)
Porque somos las mujeres quienes asistimos con mas frecuencia a los servicios de salud, por la maternidad, porque cuidamos de la salud de la familia, porque necesitamos algo para el tránsito lento, para la menopausia, para los trastornos provocados por las alteraciones hormonales. Porque nuestra salud mental requiere equilibrarse para dormir, para despertarse, para la tristeza, para tener ganas. Ni hablar de los productos para la estética o las cirugías innecesarias.
Las vacunas han sido un importante descubrimiento porque permitieron erradicar algunas enfermedades que causaban una gran mortalidad, como la viruela. Pero de a poco se han ido transformando en un gran negocio. En el año 2009 tuvimos una epidemia de gripe porcina bien importante. Cualquier epidemiólogo novato sabe que al año siguiente ya no se iba a reproducir el fenómeno. Por este asunto de las inmunidades. Sin embargo, en el 2010, enfrentamos una campaña de vacunación muy importante y generalizada. Si no te vacunas, y no llevas a vacunar a tu familia, padeces de irresponsabilidad grave. Y portarás esa culpa, pesada culpa. Y la duda…
Una amiga se vacunó, por recomendación de su médico de cabecera. A los pocos días comenzó con síntomas neurológicos diversos y finalmente una parálisis facial. Consulta tras consultas, terminó en Córdoba en un super especialista, que le dijo que todo era provocado por la vacuna. Y que él había atendido varios casos similares. De terror, no?
En Santiago del Estero en el 2008, se vacunó a niños recién nacidos atendidos en los hospitales públicos, con la vacuna “contra” el neumococo. Murieron unos pocos y no tenemos certeza que fue la vacuna, dirá el laboratorio inglés que la estaba probando en una provincia pobre de un sudacapaís, con acuerdo del ministro de salud y el colegio de médicos. Los laboratorios y la medicina nos quieren enfermas, nuestra salud les
preocupa poco. Si no fuera así, las estrategias y prioridades sanitarias serían otras. Esta vacuna está siendo cuestionada en muchos países, tal como se puede ver en el correo que mandé antes.
Me considero bastante oficialista, y aplaudo muchas medidas del gobierno. Respecto a las políticas sanitarias fue Ginés González García quien nos devolvió la idea de la salud pública y quien se preocupó por la salud de las mujeres con diversas medidas y programas. Pero si bien no sé por qué Cristina Fernández lo reemplazó, estimo que debe haber tenido presiones de las corporaciones médicas y de laboratorios farmacológicos. Y este señor Manzur, ha demostrado que es reaccionario frente a los derechos sexuales y reproductivos. Y sus políticas simplemente han dado continuidad a lo iniciado por GGG.
Recordemos que el intento de Aldo Neri ministro de salud de Alfonsín de desarrollar políticas que de alguna manera perjudicaban los intereses de estos grupos, lo dejaron atado. Estamos hablando del don dinero (como los intocables: la minería o el modelo sojero). Son poderosos intereses. Las enfermedades se previenen levantando las defensas, con buena alimentación, acceso al agua buena, vivienda, trabajo, sin violencia, con buen descanso, risa y mucha alegría.
Quiten los medicamentos de nuestros cuerpos.
La idea no es una crítica despiadada al gobierno, sino hacer lecturas críticas. Que no nos quiten la libertad de pensar.
Otro abrazo feminista, Cecilia

Correo de Cecilia Canevari (UNSE) publicado el 11/02 en el foro Rima como parte del intercambio de opiniones que se da en ese ámbito sobre la vacuna HPV. Este texto toca temas fundamentales que se acallan constantemente. Bienvenida la vacuna si contribuye a la prevención, a la educación… Pero no dejemos de pensar, de debatir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s