breve historia de la mecánica celeste

He descubierto en los movimientos celestes la naturaleza plena de la armonía.”

Johannes Kepler

El encuentro de las aguas

Habrá encuentro afortunado

si calculo bien la caída

si cada chapa queda

en su lugar justo

no vaya a ser que

el techo a dos aguas tambalee

y se invierta y tengamos

que volver a empezar.

 ***

 Ritos que vienen de la infancia

La letra T hace una perpendicular

que desde acá para mí es perfecta.

En la mesa de dibujo descansan

el tintero, las plumitas, una caja

con un gancho como guadaña:

nunca me canso de ponerlo a girar

hasta falsearlo.

***

Momento de inercia

Si el concepto se sostiene

por sí solo o si la rotación

es lo que genera

el equilibrio de los cuerpos

vos lo sabrás mejor que nadie.

Yo desconfío

de la perfección de tus teoremas.

***

La libertad de girar

Ahora resulta que se trataba

de hallar una nueva velocidad,

o al menos así lo sugiere el diagrama

adecuadamente provisto de flechas,

letras griegas, notas al pie.

Pero hay demasiadas nomenclaturas

y no logro seguirte.

Lo siento, de verdad,

sólo te pido que, la próxima vez,

no les digas rígidas ni despreciables

a esas masas

de tan pequeñas dimensiones.

***

Peonza

La figura inquiere acerca

de mi dificultad mayor:

este o aquel movimiento

menos retorcido

el vuelco que mis partículas

se rehúsan a emprender, inmóviles

como un trompo recostado

sobre su marca menos brillante

desprovisto ya

de todo efecto giroscópico.

***

Eso no cambia el fondo de la explicación

Las trayectorias parecen inclinarse

hacia tu percepción de las cosas

e insisten en aquella misma piedra

como si no fuera tiempo ya

de catalogar los obstáculos

o por lo menos de plantearse

alguna hipótesis efímera y abandonar

esta costumbre del lanzamiento

para esperar después

la consabida pérdida de impulso.

***

Nutare

Cada tanto me salgo de mi eje

y voy por ahí

hecha un completo descentramiento:

ignorante de las tres oscilaciones

que debieran regir

persisto en la irregularidad

y no roto nada y ese dibujo

no me importa nada.

Es que recaigo en la gravitación

de tu esférica influencia.

***

Breve historia de la mecánica celeste

Parece que se trata de problemas

que ya no ocupan

vuestras afiebradas mentes,

pero aquí, nosotros,

pobres mortales del común,

todavía seguimos anhelando

la certeza de una ecuación universal:

esa que demuestre empíricamente

por qué seguimos anudados

en este empecinamiento.

 

(2008)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s