Vergüenza

el pulgar sobre la ceja
vuelve el ojo azul
se cuelan
los tres rostros del amo
y hay un ramalazo
de luz entumecida
copas traslúcidas
que apenas entreveo

la intermitencia obliga
a un sesgo que ennegrece
se endereza el cuello
y ahora
el pulgar presiona
sobre la arruga inmóvil
que en las venas repliega
sus afanes

De la serie Cama caliente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s